$3.190,00

Descripción

Sobre Juan Bautista Bustos pareciera sobrevolar un extraño sortilegio que lo condena al olvido o, al menos, a un lugar secundario en la historia argentina, alejado de los primeros planos. Pese a haber sido un protagonista relevante de la primera hora patria, gobernador de Córdoba durante casi una década y figura con proyección nacional en esos tiempos fundacionales, no fue recompensado con el condigno registro histórico.
La historiografía clásica lo redujo al rol de un caudillo más, y con supina liviandad se le formularon idénticos cargos que a personajes elegidos por la elite ilustrada para estigmatizar a quienes, en su hora, cometieron la osadía de confrontar o cuestionar a gobiernos o mandamases porteños. Sin embargo, esa lógica maniquea de la historia, aplicada a mansalva, no le cabe a Bustos; no aplica para alguien que puede exhibir una trayectoria honorable.
La presente reseña biográfica no es un relato complaciente ni laudatorio. Procura ayudar a dilucidar la paradoja planteada: si no era ni autoritario ni violento; si creía en el valor de la educación, en el ejercicio de la soberanía popular y en los derechos ciudadanos, en la libertad de expresión y en el orden legal, y durante su gestión no descuidó la economía ni la prudente administración, ¿por qué se lo condenó al olvido?
No fue un superhombre ni careció de defectos, que obviamente los tuvo, y como todos los mortales, cometió errores u omisiones. Tampoco fue el único constructor de la Córdoba virtuosa, legada a las actuales generaciones; hubo muchos igualmente dignos y honorables, quizás con más talento o sapiencia.
Sin embargo, Bustos sobresale en ese podio de notables por derecho propio. Trasunta con fidelidad el espíritu cordobés, naturalmente indómito, y representa cabalmente una visión alternativa a la de los centros ancestrales de poder.
En pocas palabras, Bustos es Córdoba.

Autor: Esteban Dómina

Editorial: Ediciones del Boulevard

Páginas: 264