$1.100,00

Descripción

En una revolución hay que distinguir dos cosas: la obra constructiva en lo moral y en lo económico, la consecuencia en la integridad incorruptible; y el destino propio de la revolución como fenómeno anecdótico. No siempre se puede dominar convenientemente el destino de una revolución política que tiene, según parece, sus leyes propias de levante y poniente, de aurora, cenit y ocaso. Pero podemos hacer que permanezcan vivos los vestigios edificantes entre las cenizas de la revolución malograda. Este saldo de vestigios permanentes es tal vez la única revolución real y positiva. íPobre de la revolución que para salvar su finalidad supremase devora a si misma! íPobre de la revolución que aguarda altriunfo final para realizarse! A pesar de todos los inconvenientes y torpezas, la revolución española tuvo el acierto de realizarse a sí misma. La obra revolucionaria de las colectivizaciones sed su huella indeleble en el espacio y el tiempo. Lo demás pasad a la posteridad como un mal sueño.

Autor: José Peirat

Editorial:

Pg. 420