$1.985,00

Descripción

Tras causarse una fisura anal por apurar su depilado íntimo, Helen, la adolescente protagonista de este relato-confesión, se encuentra en la unidad de Medicina Interna del Hospital de la Virgen del Perpetuo Socorro. Espera la visita de sus padres divorciados, confiando en que ambos se reconcilien junto a su lecho de hija convaleciente. Mientras tanto, se dedica a analizar aquellas regiones de su cuerpo que la opinión biempensante suele considerar poco propias de la atención de una muchacha de su edad, y pide al enfermero Robin que saque fotos de las zonas que escapan a su mirada exploradora.

Porque a Helen, siempre dispuesta a ir al fondo de las cosas, a las experiencias extremas, incluso hasta donde éstas producen asco (como ella misma declara), la mueve una indomable curiosidad por su propia anatomía, por sus recovecos y orificios y por los múltiples aprovechamientos que ofrecen para maximizar el placer. En efecto, a la muchacha le gusta el sexo: en solitario o en pareja, con aguacates que cultiva tiernamente en un vaso de agua o con prostitutas de burdel a las que llega a dar más de una lección; por vía anal, oral y vaginal, menstruando, con chocolate o con riego previo... Eso sí, oliendo siempre a su aroma natural: pues esta dieciochoañera es un cuerpo rebelde que rechaza visceral mente los dictados de la higiene y de la estéril, por falsa, estética de las revistas de belleza femenina.

Y los lectores pueden verse invadidos por la risa rabelesiana, desinhibida y liberadora que debió de acompañar el proceso de gestación literaria de esta antiheroína moderna, hedonista y vulnerable, que elabora sus traumas infantiles con el único medio eficaz que posee para ello: el lenguaje. Un lenguaje fresco, desparpajado, hiperbolesco y trufado de guindas poéticas, que hace pensar en aquellos versos quevedianos: «pues amarga la verdad / quiero echarla de la boca». Una propuesta muy transgresora, sabiamente equilibrada con carretadas de humor e ironía.

Autora: Charlotte Roche

Editorial: Anagrama

Páginas: 208