$1.375,00

Descripción

Mi padre había sido siempre el mejor padre del mundo. Un día llegarón unos señores muy estirados. Querían que mi padre fuera rey. Desde aquel día, mi padre llevó una corona y creció y creció…. ¡Qué suerte que tu padre sea rey!, decían mis amigos. Pero a mí no me gustaba nada.