$1.200,00

Descripción

"Las alitas de pollo congeladas, que se encuentran en cualquier supermercado, reducidas al descarte de la oferta, se presentan como el resto inferior de la mercancía. Son precisamente esos restos, los que se reconfiguran en la poesía de Gustavo Borga para construir sobre esta imagen, una voz descarnada, sin carne, solo hueso. Un lenguaje seco e impiadoso como los que esperan el juicio de Dios. Lo descartable se ensambla en formas inesperadas para enunciar una verdad sin prejuicios.
Los poemas transforman en poesía esos restos y se reescriben como sentencias lapidarias. Frases cortantes que refutan las imposturas del presente, que en la búsqueda de una ascesis, anhelan la pureza siempre inalcanzable. Podría decirse que el poeta maltrata a la poesía como los niños maltratan a sus juguetes. Con la misma inocencia, con la misma seriedad.
Con gesto similar que Lamborghini, Borga se aparta de los modelos líricos para asumir la distorsión y devolverla multiplicada. En la caricatura metafísica de la naturaleza humana, en la pura indigencia, en la negación de los cánones de belleza, resurge el revés de la palabra, su fuerza primitiva.
Años de amistad me eximen de una objetividad insulsa y poco creíble. Opto por el lado salvaje de la poesía que propone la irreverencia ante todo modelo. Un habla cuya representación icónica se revela como instantáneas, grafitis, o simples garabatos que en su extrema desnudez desarman los lugares comunes para afirmarse en el desafío irónico, para decirnos que sí, efectivamente los poetas tenemos alas, pero “alitas de pollo”. En esa verdad sin prejuicios, Borga escribe." Normand Argarate

Autor: Gustavo Borga

Editorial: Mascarón de Proa

Páginas: 100